camporico logo
esenfr

¿Azúcar o edulcorante?

Nos hemos acostumbrado a los sabores muy fuertes en los alimentos, en especial al sabor dulce donde el  azúcar parece que está siendo destronado por los edulcorantes “naturales” o los de “0 calorías”. El azúcar en exceso es responsable directo de muchas de las enfermedades que afectan a los países industrializados pero ¿son inocuos los edulcorantes?


Veneno blanco

El azúcar se ha demonizado en los últimos años y tenemos que recordar que no deja de ser un simple alimento. Es cierto que no es necesario, que podemos vivir sin tomar ningún tipo de azúcar refinada por que la glucosa que necesita el cuerpo también puede extraerla de los hidratos de carbono.


El problema del azúcar viene cuando lo tomamos en exceso y está estipulado por la OMS en 50 gr. por adulto y día de azúcares libres. Esto es importante pues no se refiere a los azúcares de la fruta o las verduras, si no a los azucares añadidos a los alimentos procesados.


Cambio a edulcorantes

Necesitamos el sabor dulce, nos hemos acostumbrado a ese sabor y nos resulta más fácil buscar un sustituto que paladear los sabores reales de los alimentos.


Los edulcorantes han sustituido al azúcar en muchos casos, en otros no es posible pues el azúcar es un gran conservante y no es fácil de eliminar.


Pros y contras de los edulcorantes

  • Endulzan mucho más que el azúcar, en algunos casos hasta 300 veces más. Usando pequeñas cantidades se obtiene resultados similares a uso de azúcar blanco.
  • Tiene muy pocas calorías y en ocasiones ninguna.
  • A pesar de no tener calorías o muy pocas, si sabemos que generan modificaciones con la flora intestinal y no sabemos cómo afecta esto.
  • Al ser más potentes en el dulzor que generan provocan una respuesta  de placer más fuerte haciendo que se consuma más producto.
  • Un producto procesado con edulcorantes o sin azúcar, no pasa a ser más sano, sigue siendo una mala elección como alimento habitual.


¿Son una solución?

Como hemos visto no son una solución definitiva, pues sigue enmascarando los sabores reales de los alimentos y genera más “adicción” que el azúcar.


Sin duda usar edulcorantes trae menos riesgos que tomar azúcar, pero siempre en las cantidades adecuadas no podemos dar barra libre por el simple hecho de no tener calorías.


Os dejo una pregunta muy sencilla, ¿Realmente te gusta el café si para tomarlo necesitas añadirle azúcar? Si el café tiene un sabor amargo ¿Por qué lo conviertes en dulce para consumirlo?

Estas mismas preguntas podemos hacérnosla con muchos alimentos.

CATEGORÍAS