camporico logo
esenfr

Bajamos y subimos de peso habitualmente, pues perdemos salud

Existen eventos especiales o la cercanía del verano que nos impulsa a ponernos a dieta y tener la necesidad de perder grasa de forma rápida para vernos mejor durante esa fecha.


El 50% recupera el peso perdido y un extra en los siguientes 6 meses y el 95% lo recupera dentro de los siguientes 5 años. Como vemos un fracaso absoluto, pero ¿puede afectar a mi salud estas subidas y bajas de peso?


Perder y ganar peso

Nuestros músculos y huesos están íntimamente ligados y han demostrado ser un órgano endocrino en sí, trabajan juntos y son necesarios para mantener una buena salud y evitar ciertos efectos del envejecimiento.


Al bajar  de peso de forma rápida sin el adecuado entrenamiento, perdemos grasa y perdemos masa muscular. Esa masa muscular no se recuperá al ganar peso, de forma que cada vez que perdemos peso y lo recuperarnos sin hacer deporte perdemos un poco de salud y nos acercamos a la obesidad sarcopénica.


Perdemos salud y más.

Cuando perdemos peso rápido y sin deporte luego lo ganaremos de igual forma debido al proteinostato.


Al perder grasa con una dieta muy restrictiva provocamos alteraciones hormonales y metabólicas que nos hacen tener más hambre. El mecanismo hambre-saciedad está controlado por hormonas emitidas por nuestra grasa, cuando se pierde esta grasa junto con una reducción calórica dejan de emitirse estas hormonas de forma que tenemos sensación de hambre de forma continuada (Adipostato)


Ahora sabemos que el músculo también influye en la generación de estas hormonas (leptina) y tras la pérdida de grasa evitará que se produzca hasta que intente alcanzar la masa muscular perdida, pero como no hacemos deporte esto no ocurrirá hasta que tengamos más peso del que comenzamos con nuestra dieta.


Es una explicación muy básica y simplificada de por qué ganamos más peso después de cada dieta “milagro”


Recaída

Si este proceso lo hemos repetido en varias ocasiones durante nuestra vida habremos perdido masa muscular en cada proceso y nuestra composición corporal será mala. Esto cada vez nos hará más difícil perder peso y seremos serios candidatos a padecer obesidad sarcopénica o sarcobesidad.


Estos cambios en la composición corporal y la consiguiente pérdida de masa muscular predicen problemas a nivel funcional, enfermedades cardiovasculares, discapacidad y mayor mortalidad en sujetos con obesidad.


Conclusión

Si decides que es el momento adecuado para perder peso, plantéate visitar a un  profesional que te indique la mejor forma de cambiar hábitos y como añadir el deporte a tu vida para poder mantener la salud ganada.



CATEGORÍAS