camporico logo
esenfr

Las claves sobre el ejercicio y la salud mental

Si usted sospechaba como yo que hacer sudokus quizás no era la mejor estrategia para mantener la salud mental de nuestros mayores estaba en lo cierto. Desde hace tiempo la ciencia viene demostrando la correlación positiva entre actividad física, la salud del cerebro y la función cognitiva. 


A la hora de hablar de función cognitiva nos referimos a todos aquellos procesos mentales que nos permiten llevar a cabo cualquier tarea gracias al correcto manejo de la información tanto externa como interna. Así nos encontramos aspectos como la memoria espacial o temporal, la toma de decisiones, nuestra capacidad de expresión o comprensión o la capacidad de procesar correctamente la información sensorial.

Pero no quiero que usted piense que esas mejoras de la función cognitiva se da sólo en personas mayores o con cierto deterioro cognitivo sino en todo el arco etario, desde niños, ayudando a su correcto desarrollo, hasta nonagenarios, paliando el declive cognitivo y cortical
. Y es que nos expresamos a través del movimiento y éste tiene que formar parte de nuestro día a día. Le pongo algunos ejemplos que ilustrarán los que les digo:

Si usted sospechaba como yo que hacer sudokus quizás no era la mejor estrategia para mantener la mente activa de nuestros mayores estaba en lo cierto. 

 

En la imagen que tienen ustedes abajo se observa la actividad neural de niños de entre 7-9 años cuando eran sometidos a un programa de actividad física y cuando no a la hora de realizar una serie de test para medir la función cognitiva. 


De hecho en otro estudio (Hoza y cols. 2015) se observó que niños con trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) mejoraban su sintomatología cuando eran sometidos a un programa de actividad física en forma de juegos de intensidad moderada a vigorosa. Y quizás ese sea uno de los problemas actuales; que estamos criando a niños de salón y no les dejamos correr, saltar, resolver problemas como coger algo en altura, ensuciarse y todas esas actividades que tanto bien van a hacer por su salud y su correcto desarrollo.

 

En otra intervención seis meses de ejercicio físico en pacientes ya adultos con síndrome de piernas inquietasse demostró que era efectivo para tratar la sintomatología e incluso la depresión que mostraba ciertos individuos. Y es que una vida más activa aderezada con ejercicio físico ha mostrado su impacto positivo en el mantenimiento de la salud mental y emocional así como ser un efectivo agente terapéutico para tratar enfermedades mentales como puede ser la esquizofrenia.

 

Pero debemos pensar que los mayores beneficios del ejercicio físico los conseguiremos a través de una práctica continuada y mantenida en el tiempo. Personas mayores que se dedicaron a caminar 40 minutos al día durante 6 meses mostraron un aumento del volumen del hipocampo (la zona más plástica de nuestro cerebro) de un 2% con respecto a aquellos que no lo hicieron. Aunque de forma aguda también se ha evidenciado los efectos positivos de un aumento de nuestra actividad física. Así, tras única sesión de ejercicio aeróbico de 12 minutos, un grupo de adolescentes mejoraron su comprensión lectora y atención visual selectiva. Aunque estos efectos no se extiende por más de 24 horas.

 

Pero entienda ustedes que para que se den procesos de sinaptogénesis (creación de nuevas conexiones entre neuronas) y neurogénesis (creación de nuevas neuronas a partir de células progenitoras) es necesario que se dé un proceso de angiogenesis concomitante por la creación de nuevos vasos sanguíneos a partir de preexistentes. Esto es, que el cerebro necesita de la creación de nuevos capilares sanguíneos para poder suministrar eficientemente el oxígeno y nutrientes, que viajan por la sangre,y de un aumento del diámetro de las arterias que irrigan el cerebro (arteriogénesis), para acometer con la máxima eficiencia estas modificaciones que en última instancia mejoraran el funcionamiento de nuestro cerebro y ayudarán a preservar su salud. Y no hay nada más efectivo que la práctica de ejercicio físico para mejorar la función vascular.

 

Y no se centren sólo en ejercicios de corte aeróbico, también los ejercicios de fuerza son una opción más que válida para mejorar nuestra salud mental a la par que otorgan otra serie de beneficios especialmente interesantes para las personas mayores (mayor independencia al tener mayor fuerza, mantenimiento/mejora de la masa ósea, mejor control glucémico y de la tensión arterial…). 

 

En resumen, no dejen pasar la oportunidad de convertir la práctica de ejercicio físico en una actividad más de su día a día. No sólo se sentirán mejor físicamente sino que mejoran su estado de ánimo, su función cognitiva y la salud mental, en general. Y si tienen la opción de ponerse en contacto con algún profesional del ejercicio físico que pueda asesorarles e indicarles cuál es la mejor opción para ustedes pues sería lo ideal.

 


FUENTES:

- Hillman et al. (2014) Effects of the FITKids randomized controlled trial on executive control and brain function. Pediatrics. 134(4):e1063-71
- Hoza et al. (2015) A randomized trial examining the effects of aerobic physical activity on attention-deficit/hyperactivity disorder symptoms in young children.JAbnorm Child Psychol. 43(4):655-67
- Giannaki et al. (2012) Effect of exercise training and dopamine agonists in patients with uremic restless legs syndrome: a six-month randomized, partially double-blind, placebo-controlled comparative. BMC Nephrol.14:194.
- Deslades (2014) Exercise and Mental Health: What did We Learn in the Last 20?Years? Front Psychiatry. 5:66.
- Tine (2014) Acute aerobic exercise: an intervention for the selective visual attention andreading comprehension of low-income adolescents. Front Psychol. 5:575.
- Erickson et al (2011) Exercise training increases size of hippocampus and improves memory. Proc Natl AcadSci USA. 2011;108:3017–3022.
- Sai et al (2015) Brain-derived neurotrophic factor correlated with muscle strength in subjects undergoing stationary bicycle exercise training.J Diabetes Complications. 29(3):367-71.
- Szuhany, Bugatti y Otto (2015) A meta-analytic review of the effects of exercise on brain-derived neurotrophic factor.J Psychiatr Res. 60:56-64.
-Nagamatsu et al (2014) Exercise is medicine, for the body and the brain.Br J Sports Med. 48(12):943-4.
- Hamilton y Rhodes (2015) Exercise Regulation of Cognitive Function and Neuroplasticity in the Healthy and Diseased Brain. ProgMolBiolTransl Sci. 135:381-406.
- Olver et al (2015) Molecular Mechanisms for Exercise Training-Induced Changes in Vascular Structure and Function: Skeletal Muscle, Cardiac Muscle, and the Brain. ProgMolBiolTransl Sci. 135:227-57.

 

 

CATEGORÍAS