camporico logo
esenfr

¿Cuál es el uso correcto de la homeopatía?

En las últimas semanas han salido a la luz casos de pacientes de cáncer que han preferido su tratamiento homeopático al tradicional. Estos pacientes fallecían meses después por la enfermedad y de nuevo ha salido la iniciativa de prohibir las Pseudociencias.


Origen de la homeopatía.

La homeopatía nace en el año 1796 de las manos  de Samuel  Hahnemann, afirmando que “lo similar cura lo similar”. Sus investigaciones le llegaron a afirmar que las enfermedades eran causadas por los miasmas, teoría formulada a mediados de 1600 y que se quedó obsoleta con el descubrimiento de los microbios.


Fabricación de los compuestos homeopáticos

EL proceso es bastante sencillo, se coge una cepa del virus del resfriado y se diluye en agua, si te tomas esta solución puedes llegar a enfermar de forma que se va diluyendo hasta una proporción de 100.000 a 1, una vez realizado el licuado completo, se presenta en estado sólido añadiéndole azúcar refinada. 

Imagen proporcionada por sinazucar.org


¿Hasta qué punto funciona la homeopatía?

No funciona más allá del efecto placebo, que para un resfriado no tiene mayor importancia pues el cuerpo se va a currar con homeopatía o sin ella, pero la cosa se complica si hablamos de enfermedades que ponen en riesgo la vida de las personas.

Las únicas pruebas de que funciona son los testimonios de pacientes tratados con homeopatía y la única forma de comprobar sus efectos es con pruebas científicas.

Como describe el autor Jesús Rosido en su artículo publicado en Naukas describe perfectamente todas las opciones que  tenemos de equivocarnos:

  1. La enfermedad puede haber seguido su curso natural. Muchas enfermedades están autolimitadas; el proceso de curación natural del cuerpo devuelve la salud a la gente después de un tiempo. Un resfriado normalmente desaparece en una semana o así. Para averiguar si un remedio para el resfriado funciona, tienes que llevar un registro de éxitos y fracasos en un número de pacientes suficientemente grande como para averiguar si realmente se recuperan más rápido con el remedio que sin él.
     
  2. Muchas enfermedades son cíclicas. Los síntomas de cualquier enfermedad fluctúan a lo largo del tiempo. Todos sabemos que la gente con artritis tiene días malos y días buenos. El dolor empeora por un tiempo, y entonces mejora por otro tiempo. Si utilizas un remedio cuando el dolor está fuerte, probablemente estaba a punto de mejorar de todos modos, así que el remedio se lleva un crédito que no merece.
     
  3. Todos somos sugestionables. Si nos dicen que algo va a dolernos, es más probable que duela. Si nos dicen que algo nos hará sentir mejor, probablemente lo hará. Todos conocemos esto: por eso besamos los raspones y cardenales de nuestros hijos. Cualquier cosa que nos distraiga de pensar en nuestros síntomas es probable que ayude. En los estudios científicos que comparan un tratamiento real con pastillas placebo, una media del 35% de la gente dice que se siente mejor después de tomarlas. El verdadero tratamiento debe hacerlo mejor si queremos creer que es realmente efectivo.
     
  4. Puede haber recibido dos tratamientos y el tratamiento equivocado se llevó el crédito. Si tu médico te da una pastilla y además te tomas un remedio casero, puedes darle el crédito al remedio casero. O quizás ha habido otro cambio en tu vida al mismo tiempo que ha ayudado en el tratamiento de la enfermedad y éste es la verdadera razón por la que has mejorado.
     
  5. La diagnosis o el pronóstico original pueden haber sido incorrectos. Mucha gente ha sido supuestamente curada de cáncer cuando en realidad jamás tuvieron un cáncer. Los médicos que le dicen a un paciente que sólo tiene 6 meses de vida están sólo estimando y pueden estimar mal. Lo mejor que pueden hacer es decir que el paciente medio con esa enfermedad vive 6 meses – pero la media significa que la mitad de la gente vive más tiempo.
     
  6. Una mejora de ánimo temporal puede confundirse con una cura. Si un practicante te hace sentir optimista y esperanzado, puedes creer que te sientes mejor cuando la enfermedad realmente no ha cambiado.
     
  7. Las necesidades psicológicas pueden afectar nuestro comportamiento y percepciones. Cuando alguien quiere creer algo con suficiente ahínco, puede convencerse a sí mismo de que ha sido ayudado. Se sabe de gente que ha negado los hechos – negarse a ver que un tumor sigue aumentando. Si han invertido tiempo y dinero, no quieren admitir que fue desperdiciado. Vemos lo que queremos ver; recordamos las cosas del modo en que queremos que hubieran pasado. Cuando un médico está intentando sinceramente ayudar a un paciente, el paciente siente una especie de obligación social de satisfacer al médico mejorando.
     
  8. Confundimos correlación con causalidad. Simplemente porque un efecto sigue a una acción, eso no significa necesariamente que la acción causase el efecto. Cuando el gallo canta y a continuación sale el sol, nos damos cuenta de que no es el cacareo lo que ha hecho que el sol aparezca. Pero cuando tomamos una pastilla y entonces nos sentimos mejor, suponemos que fue la pastilla lo que nos hizo sentir mejor. No nos paramos a pensar que podemos habernos sentido mejor por alguna otra razón. Saltamos a las conclusiones como aquel que entrena a una pulga para que baile cuando oiga música, entonces le corta las patas una por una hasta que ya no puede bailar, ¡y llega a la conclusión de que el órgano auditivo de la pulga estaba en las piernas!


¿Por qué se vende en farmacias?

En Europa, la homeopatía goza de privilegios a la hora de comercializar sus productos frente a las grandes farmacéuticas, de hecho no ha tenido que demostrar nunca que sus productos funcionan.
Este es un tema que va a desaparecer pero de momento se puede vender en farmacia, aunque tendría más sentido venderlo en una tienda de alimentación.


Sí que funciona.

Después de buscar y solicitar pruebas de la homeopatía funciona solo hemos encontrado unos estudios realizados por Boiron (la empresa que los comercializa) todos observacionales y que sus metodologías son como poco insuficientes.
Nos encontraremos con personas que afirma que a ellas les funciona, para rebatir esto quiero contar una anécdota, hace unos años asistí a una charla sobre hemopatía y el ponente decidió tomarse dos cajas de Sedatif (180 comprimidos)un medicamento para conciliar el sueño, increíblemente pudo realizar su charla completa sin dormirse.


Las grandes farmacéuticas están contra la homeopatía.

Para empezar La empresa que comercializa la homeopatía, Boiron facturó solo en España cerca de 200 millones de Euros en 2015, esto la convierte en otra gran empresa a nivel mundial.  El objetivo de todas es ganar más dinero con la diferencia que las farmacéuticas se gastan grandes cantidades de dinero en sus laboratorios y la homeopatía no lo hace.


¿Habría que prohibir la homeopatía?

No. Cada uno es dueño de su cuerpo y decide cómo tratarse si está enfermo, solo habría que dejar claro que la homeopatía no te va a curar, pero si quieres tomarla no veo motivo para prohibirla.

 

CATEGORÍAS