Glifosato ¿Bueno o malo?

El glifosato es uno de los herbicidas más utilizados en el mundo y a pesar de haber  sufrido ataques de muchos frentes  son pocos los países  donde se ha prohibido.


Un poco de historia

Se comercializa por primera vez en 1970 por la empresa Monsanto con el nombre de Roundup, esta empresa es filial de Bayer, empresa químico-farmacéutica fundada en 1863 en Alemania.


Es un herbicida de amplio espectro que se absorbe a través de las hojas y el tronco y no por las raíces. Su acción inhibe el crecimiento de las plantas y en teoría solo puede ser sintetizada por plantas y algunos tipos de microbios.


En 1980 empezaron  a oírse voces en contra del glifosato, pero no fue hasta 1993 cuando la OMS y le EPA lo clasifican como de baja toxicidad. Ya entonces empiezan a salir los primeros estudios que clasificaban al glifosato como perjudicial para la vida humana, pero a causa de la metodología usada por los activistas se descartaron los estudios más importantes.


A partir de 2015 la OMS lo recalifica como “posiblemente cancerígeno”  y en 2017 la agencia ECHA lo mantiene como no cancerígeno pero si tóxico para la vida humana.




Toxicidad

Son muchos los estudios publicados sobre la poca peligrosidad de este herbicida, pero ya se han detectado fraudes y conflicto de intereses en la mayoría de ellos.


En cambio los estudios que incriminan a este herbicida son cada vez más y abarcan cada vez una gama más amplia de efectos perjudiciales para los humanos y el medio ambiente.




Con todas estas pruebas es difícil entender como diversas entidades, agencias y Países mantiene y permiten en uso de este herbicida, como mínimo entendemos que tendría que suspenderse su uso hasta aclarar el alcance real del uso de este producto.


¿Por qué se permite?

En Argentina es quizás donde más controversia ha levantado, dando lugar desde al año 2009 a ataques por el Dr. Keith Solomon (A favor de su uso) contra Andrés Carrasco  (En  contra de su uso) desde hace ya 10 años es un tema que toma fuerza por momentos pero a día de hoy su uso está permitido, aunque hay que recordar que Monsanto es muy fuerte en toda américa latina.


En Europa es un poco diferente, se tomó la resolución en  2015 de encargar estudios privados para determinar su peligrosidad, donde Francia e Italia se oponían firmemente  a su uso y Alemania mantenía una posición neutra. En 2017 se decidió permitir el uso para profesionales a pesar de salir a la luz que varios de esos informes procedían directamente de Monsanto. Francia decidió prohibirlo en su territorio y lo sustituye por uno de producción francesa.


  • Esta semana, en Francia ha tenido que pedir disculpas publicas Bayer por permitir a Monsanto unas prácticas de espionajeEnlace 
  • Ademas Monsanto ha sido condenada de nuevo en otro caso en USA, teniendo que pagar 2.000 Millones de dólares a una pareja por causarles cáncer. Enlace


En España se permite su uso, pero cada vez hay más municipios que prohíben su uso por los problemas de seguridad que ha presentado.


En USA la agencia de protección medio ambiental descubrió a científicos falsificando datos de estudios que había pagado la multinacional Monsanto, esto y las pruebas de los últimos años les ha llevado a prohibir su producto en varios estados y Monsanto ha recibido multas por ocultación de pruebas.


Después de repasar la historia del glifosato nos da la impresión que su uso corresponde  a intereses económicos y políticos.



¿Necesitamos el glifosato?

Es cierto que la población mundial aumenta cada año y la producción de comida es limitada, el uso de herbicidas y pesticidas es necesario para mantener las cosechas, pero no se puede anteponer los beneficios económicos a la salud de las personas.


Existe suficiente duda más que razonable para la cancelación de este producto hasta que se despejen todas las incógnitas y se decida qué hacer con él. Con todas las opciones que hay no entendemos el uso de este producto en NINGUNA plantación.


Bibliografía

Estudio 1

​Estudio 2

Estudio 3

​Estudio 4

​Estudio 5

Estudio 6

Estudio 7

Estudio 8




CATEGORÍAS