Grasas, Hormonas y Cáncer

Hace unos días pudimos mantener una charla con Walter Suárez, investigador en la SEEDO (Sociedad española de estudio contra la obesidad) y hablamos sobre el papel de las hormonas en el hombre y la mujer y como la grasa puede alterar el comportamiento normal de estas hormonas  y como nos afecta a nuestra vida cotidiana.


Estrógenos

Son hormonas sexuales principalmente femeninas (Estradiol, Estriol y Estrona). Tiene una función endocrina de forma que interviene en la regulación del crecimiento, el metabolismo, función de los tejidos o el desarrollo y funcionamiento de los órganos sexuales.

Un correcto equilibrio hormonal ayuda en influye en:

  • Mejora el aspecto de la piel.
  • Influye en el aspecto de las uñas y el cabello.
  • Refuerza el funcionamiento del sistema cardiovascular.
  • Refuerza el sistema Óseo.
  • Refuerza el sistema muscular.
  • Ayuda a normalizar el sistema urinario.
  • Actúa de forma positiva en el cerebro.
  • Estimula el deseo sexual.


Correcto equilibrio

Las hormonas sexuales por excelencia son la testosterona en el hombre y el estradiol en la mujer, pero lo cierto es que tanto hombres como mujeres tiene de las dos, eso sí en niveles muy diferentes. Bajo ciertas circunstancias, el cuerpo puede convertir la testosterona en estradiol (aromatización), eso haría que se sufriese un desequilibrio hormonal.


La acumulación de grasa subcutánea, especialmente la abdominal, el estrés y la inflamación hacen que se inicie este proceso de aromatización.


Si se produce este desequilibrio puede afectar a todo el listado que hemos expuesto más arriba.


Sin tecnicismos

Traduciendo esto al lenguaje coloquial quiere decir que cuanto más grasa tengas más posibilidades tienes de padecer diabetes tipo 2, más dificultad para adelgazar, más probabilidades de cáncer de mama y todo es porque la grasa es capaz de alterar la producción de hormonas haciendo que se produzca un desequilibrio.


También en hombres

Las mujeres no son las únicas afectadas por este desequilibrio. La grasa subcutánea, o sea la que tenemos en la piel es capaz de alterar el equilibrio hormonal, esto supone que un hombre con mayor índice de grasa subcutánea tenga más dificultad de adelgazar, así como más probabilidades de padecer diabetes tipo 2 y padecer ciertos tipos de cáncer.


¿Hay solución?

Sí, deporte y una buena composición corporal. Queremos destacar que a nivel de salud es mejor acumular grasa en piernas y glúteos que en la barriga.


Deporte y alimentación se hace indispensables cada vez más para combatir muchas enfermedades.



CATEGORÍAS