camporico logo
esenfr

Libido y Deporte

El apetito sexual, el libido o las ganas de tener relaciones, es un tema bastante personal que no se suele hablar de forma abierta y no deja de ser una característica humana y muy influenciada por la edad y nuestros procesos hormonales.
 

Con el paso de los años nuestro tridente hormonal sufre variaciones importantes de forma que no es extraño que el libido vaya decayendo, pero no solo podemos achacarle este problema a nuestras hormonas, estrés, trabajo, etc... Son también determinantes para modificar estas sensaciones.


 

Hormonas

La testosterona es la hormona por excelencia, esta hormona está muy relaciona con la función sexual, la buena salud cardiovascular, mantenimiento y desarrollo del tejido muscular y óseo, etc… Como vemos, mantener esta hormona en niveles adecuados en ambos sexos es una excelente opción.
 

La testosterona está muy relaciona con la función sexual, la buena salud cardiovascular, mantenimiento y desarrollo del tejido muscular y óseo, etc…

El nivel máximo lo alcanzamos sobre los 20 años y a partir de los 30-40 empieza a descender a un ritmo medio de 1% anual. Diabetes, obesidad, insuficiencias renales, hepáticas o respiratoria puede incrementar esta disminución.
 

Niveles muy bajos de testosteronas suelen provocar síntomas como disminución del deseo sexual o las erecciones en fase REM (Erecciones nocturnas)
 

Podemos afirmar que el libido está relacionada con la testosterona, endorfinas, dopamina y todo esto se puede aumentar de forma gratuita y sin pasar por la farmacia, con el deporte.

 

Deporte

El deporte produce cambios hormonales que entre muchas otras cosas regulan tu libido, además de reducir el estrés y aumentar la producción de endorfinas que nos darán sensación de placer y bienestar.

Evidentemente no todos los deportes interactúan de la misma forma con las hormonas. En el siguiente cuadro podemos ver que deporte promocionan mejor el aumento de la testosterona.

 

 

Alimentación

La alimentación también influye a la hora de producir ciertas hormonas. Una dieta muy baja en grasas puede producir carencias de colesterol a la hora de producir testosterona. Con esto no queremos decir que te zampes una hamburguesa triple, simplemente que añadas grasas saludables a tu dieta, como por ejemplo el aceite de oliva virgen extra.

Estrés

El estrés tiene factores y consecuencias físicas y mentales. Es un factor determinante para una buena salud y controlarlo es tan importante como una buena dieta o un buen programa de ejercicios.  Si estas estresado ya sea por trabajo, relaciones personales, etc… te afectará de forma negativa a tu libido. El deporte puede ayudarte con el estrés, pero en muchos casos es necesario un cambio de conducta o resoluciones para mantenerlo controlado de forma eficiente.


Conclusiones

Deporte, alimentación y estrés son factores a tener muy en cuenta si tu nivel de libido ha bajado o deseas subirlo. Todas estas recomendaciones no son mágicas pero  estamos seguros que mejoraran tu vida sexual.

 

 

CATEGORÍAS